Si te gusta ¡compártelo!

Una de las primeras imágenes que aparece cuando buscamos información sobre Dolomitas es la de las Tres Cimas de Lavaredo. Son los tres picos más famosos de la región, atraen alpinistas de todo el mundo. Además, dan nombre a uno de los principales parques naturales de la zona y de él es de lo que te voy a hablar en este artículo. Bueno, en realidad, sólo de un pedacito. Te voy a contar qué hacer en algunas de las montañas que forman parte de este parque.

El excesivo calor del verano europeo del 2022 nos llevó a refugiarnos en los Dolomitas (nada mal, se podría decir). Así fue que pasamos ocho días recorriendo la zona de Alta Pusteria, disfrutando de unos paisajes maravillosos.

El Parque Natural de las Tres Cimas, mucho más que las Tres Cimas de Lavaredo

Uno de los objetivos de nuestro viaje por Alta Pusteria era mover las piernas. Queríamos caminar por algunos de los tantísimos senderos que hay en la zona. Claro que nos hubiera encanto llegar a las imponentes Tres Cimas de Lavaredo, pero viajando con el piccolo de la familia decidimos dejarlo para una segunda oportunidad, cuando él sea un poco más grande.

Tres Cimas de Lavaredo
Parque Natural Tres Cimas

Mientras crece, nos dedicamos a recorrer otras de las montañas del parque natural. En general cuentan con senderos de diferentes niveles de dificultad (incluso para hacer con el cochecito/ carrito de los bebés) por lo que las opciones sobran para caminar inmersos en la naturaleza.

Si estás buscando más ideas para organizar tu viaje por los Dolomitas, te puede interesar leer sobre otra de las rutas que hicimos en Alto Adige. HAZ CLICK AQUÍ para descubrirla.

Antes de empezar

Sabíamos que queríamos subir a varias de las montañas. Para ascender tomaríamos los medios de elevaciones por lo que decidimos comprar el pase de 5 en 7 (es decir podíamos usarlo 5 días en una semana). La adquisición la hicimos online porque era más cómodo y económico. Lo único que tuvimos que hacer, el primer día que lo utilizamos, fue validarlo en la caja del medio de elevación.

Nosotros hicimos el recorrido en verano y si bien hace calor, el clima puede cambiar de un momento a otro. Es recomendable vestirse en capas por los cambios de temperatura y llevar protección para la lluvia (ropa impermeable, paraguas o lo que te resulte más cómodo) y para el sol (gorro, anteojos y crema). ¡Ah! y calzado adecuado por supuesto.

Mapas junto a los medios de elevación | Croda Rossa

Apenas desciendes de cada medio de elevación te encontrarás con un gran mapa con el detalle de los senderos que podrás realizar. No sólo se pueden hacer a pie, sino que también puedes hacerlos en mountain bike. Además, a lo largo de los recorridos encontrarás indicaciones para saber por donde continuar con el detalle del tiempo y/o distancia restante.

Nosotros nos trasladamos en coche. El estacionamiento era gratuito, salvo en Monte Baranci que sólo se paga si no usas los medios de elevación. Si prefieres, puedes moverte con el trasporte público de la zona que conecta los diferentes puntos de interés.

Si quieres hacerlo en autonomía con tu coche, HAZ CLICK AQUÍ para cotizar el alquiler a los mejores precios. 

No solo las Tres Cimas de Lavaredo

Prepárate para disfrutar de las vistas y paisajes más espectaculares del mundo. Sí, me animo a decir que los Dolomitas y todo lo que rodea a las Tres Cimas de Lavaredo son de los lugares más imponentes que hay en el planeta. También tendrás que prepararte para la reiteración, porque no me cansaré de describirte lo maravilloso que es este destino. ¿Vamos?

Croda Rossa

La primera de las montañas que recorrimos fue Croda Rossa. Como el funicular era de cuatro pasajeros, al cochecito le tocó viajar en el de atrás. En la cima nos ayudaron a retirarlo.

Vista desde el mirador de Croda Rossa

Lo primero que hicimos cuando llegamos fue caminar hasta el «teatro». Un mirador, en forma de anfiteatro, desde donde podrás apreciar el valle que se encuentra a los pies.

Seguimos por el sendero familiar (percorso famiglie) para hacer una segunda parada en uno de los refugios. Era la mañana y sólo habíamos caminado un rato, pero las reposeras azules desparramadas por el parque invitaban a sentarse para contemplar el entorno. Eso hicimos.

Tres Cimas de Lavaredo
Croda Rossa

El recorrido continuó rumbo a una zona de descanso con bancos y mesas e, incluso, parrilla (en temporada alta se deben reservar con anticipación). Fue el lugar elegido para disponer nuestra manta de pic-nic (un infaltable en este viaje), darle de comer a Santi y dormir una siesta.

Para serte sincera, no sabemos si nos equivocamos en el sendero, pero la primera parte no fue tan fácil de hacer con el cochecito. Lo que continuó a la siesta fueron treinta minutos de caminata (mucho más sencilla) hasta el refugio donde almorzamos nosotros, los adultos de la familia. La comida fue con menú a la carta.

Te adelanté que sería reiterativa. El paisaje de esta segunda parte fue aún más espectacular que la primera.

Si viajas con niños, vas a encontrar en ambos refugios juegos para ellos. Desde camas elásticas y columpios, hasta areneros con baldes, palas y moldes. Además, el que se encuentra junto a los medios de elevación cuenta con cambiador en el baño.

Antes de tomar nuevamente el funicular para descender caminamos por la pasarela que nos llevaría a ver a los renos. Esto fue lo que me desilusionó del Croda Rossa. Mi expectativa, por lo que había leído, era tener la posibilidad de ver renos a lo largo del recorrido. En realidad, se encuentran en una especie de corral y, en esta oportunidad, no había ninguno.

Monte Elmo

La experiencia en Monte Elmo comienza de manera espectacular gracias a las enormes cabinas del funicular en la cual pueden subir hasta 10 personas. En esta oportunidad, el cochecito viajó con nosotros.

Tres Cimas de Lavaredo
Monte Elmo

Una vez arriba decidimos comenzar, aquí también, con el circuito para las familias. Es un sendero bastante sencillo a lo largo del cual hay estaciones con diferentes experiencias o actividades para los niños.

Al llegar a la mitad de este recorrido te encontrarás con una zona de descanso junto a un pequeño espejo de agua. A pocos metros es desde donde se lanzan en parapente, te aseguro que puedes entretenerte un buen rato mirando a los valientes correr hacia el vacío.

Es un recorrido circular por lo que llegamos, luego de aproximadamente una hora, nuevamente al refugio desde donde salimos (el que se encuentra junto a los medios de elevación) y donde decidimos almorzar. En este caso la comida era tipo buffet, te acercabas a las estaciones y elegías tu plato de comida. Como alternativa podías pedir a la mesa algo más simple como por ejemplo un panino.

Sendero familiar con tramo para hacer descalzo
Una particularidad de este sendero es que lo puedes hacer descalzo. Así como lees. La idea es que los niños (y adultos) puedan sentir las diferentes texturas de la montaña por lo que caminaras sobre fango, madera, corteza, hierba, etc. El calzado lo podrás dejar en unos lockers que se encuentran en el refugio.

En la terraza de este refugio estuvimos un buen rato. La vista era, adivina. Sí, espectacular.

Finalmente nos levantamos para hacer otra caminata, hasta el segundo refugio. Esta fue más dura de hacer con el cochecito porque es toda en ascenso. Pero en 30 minutos ya estábamos en la nueva parada.

Este refugio era más pequeño. La desventaja es que no contaba con juegos para niños ni zonas libres alrededor para poder echarse a descansar. Al menos no las vimos.

Tres Cimas de Lavaredo
Paisaje en el sendero hacia el segundo refugio | Monte Elmo

La ventaja es que desde allí podíamos apreciar Val Fiscalina, Moso y hasta el límite con Austria. ¿Te imaginas cuán pequeñitos nos sentíamos?

Se podía continuar ascendiendo pero nosotros decidimos dejarlo para un viaje futuro y emprender el regreso.

Stiergarten

Subimos en el funicular llevando el cochecito con nosotros. ¡¿Qué te voy a decir de la vista?! Ya te lo adelanté.

Tres Cimas de Lavaredo
Funicular de Stiergarten

Una vez arriba tomamos el sendero que nos llevaría hasta el refugio. Era en bajada. Fueron aproximadamente 40 minutos de sentirnos en una publicidad de Milka. Caminamos bajo un cielo azul. Rodeados por el paisaje de las montañas color dolomitas y del verde del verano. De fono, el sonido constante de los cencerros de las vacas. Que en este caso, por suerte, no eran lilas.

Viaje por los Dolomitas
Stiergarten

En lugar de regresar para tomar el funicular, decidimos continuar a pie hasta la base del Stiergarten. Aunque durante el descenso dudamos en más de una oportunidad si ibamos por el camino correcto, no es difícil ubicarse, prácticamente hay que seguir siempre el mismo camino. Nos demoramos alrededor de una hora.

Una vez en la base almorzamos en uno de los dos baitas. El lugar era muy lindo, aunque la comida no fue la mejor de la semana.

Con el diario del lunes te diría que de las cuatro montañas que hicimos, esta fue la más incómoda para hacer con el cochecito. Si bien el sendero que hicimos fue siempre en bajada puede resultar muy pesado. Te recomiendo hacerlo con un carrito de montaña o con fular/mochila.

Monte Baranci

En esta oportunidad para ascender tuvimos que hacerlo en un aerosilla de 4 pasajeros. A. se puso el marsupio para llevar a Santi y el cochecito viajó cerrado en la aerosilla de atrás.

Zona entorno al Refugio de Monte Baranci

Apenas pusimos un pie arriba entendimos porque el Monte Baranci es algo así como la montaña de los niños. A pocos metros de los medios se encuentran el refugio que cuenta con diferentes juegos (¡entre ellos camas elásticas!) y el ingreso al Reino del Gigante Baranci, el personaje de este monte. Además están sus huellas que forman una especie de piscina. También había un tobogán para tirarse con flotador, caballos y el inicio de la pista de Funbob para descender.

El circuito cuenta con dos direcciones del Reino, una para hacer con cochecito y la otra sin. No es difícil, pero en algunos momentos puede ser un poco pesado. A lo largo del recorrido hay distintas paradas con objetos del gigante para que los niños jueguen y exploren. Tardamos una hora exacta en dar a vuelta.

Sendero en el Reino del Gigante Baranci

Luego de un almuerzo típico en el refugio (buffet), descendimos a pie. También nos llevó una hora llegar a la base que se encuentra prácticamente en el centro de San Candido.

Qué más hacer en el Parque de las Tres Cimas de Lavaredo

El Parque de las Tres Cimas se extiende sobre el territorio de las comunas de Dobbiaco, Sesto y San Candido. Por lo que es muchísimo lo que tienes para hacer en esta zona. No sólo podrás ascender a las Tres Cimas de Lavaredo, sino que en esta área tienes para disfrutar de valles, lagos, pueblos y su fantástica gastronomía.

Te recomiendo que si quieres conocer en detalle todo lo que puedes hacer entorno a las Tres Cimas de Lavaredo visites el sitio oficial del parque y el de 3 Zinnen Dolomites. Vas a poder conocer sobre las diferentes actividades según la estación del año. Porque si te gusta la nieve, el Parque Natural de las Tres Cimas también es un buen destino.


Tres Cimas de Lavaredo
¡Pineame!

Llegamos al final de este artículo recorriendo las alturas de este hermoso parque natural. Te habrás dado cuenta que nos quedó pendiente la más importante de las montañas. Que en esta oportunidad ni siquiera tuvimos la suerte de verla en el horizonte. Motivos para regresar, sobran.

Espero que te este artículo te sea de ayuda en la organización de tu viaje por Alto Adige. No dudes en escribirme si tienes alguna consulta o si necesitas asesoramiento en el armado de tu itinerario.

Buon viaggio!


Si te gusta ¡compártelo!

Deja una respuesta