Si te gusta ¡compártelo!

Probablemente no sea el primer lago que te venga a la cabeza cuando hablamos de lagos italianos. Pero son varios los motivos por los que vale la pena incluirlo en tu recorrido. Por eso en este artículo te comparto una ruta en coche por el lago Iseo, uno de los más importantes de Lombardía.

Lombardía cuenta con más de 80 lagos, entre ellos algunos de los más reconocidos de Italia, como el Lago di Como y el Lago di Garda. En el cuarto lugar de los lagos más grandes de la región encontramos al Lago Iseo. Este espejo de agua se reparte entre las provincias de Brescia y Bergamo y es hogar de algunos de los Pueblos más lindos de Italia.

El recorrido que te voy a compartir lo hicimos en febrero. Si bien en la primavera y verano es cuando tendrás el mejor clima, en otoño e invierno hay menos gente y se puede recorrer más tranquilamente.

Antes de arrancar con el recorrido, si necesitas cotizar tu coche de alquiler para realizar este road trip por el Lago Iseo, haz click aquí para conocer las diferentes opciones a los mejores precios.

Ruta en coche por el Lago Iseo

El primer día de esta ruta en coche por el lago Iseo lo iniciamos visitando el lago di Edine, pero si tienes poco tiempo te sugiero que lo dejes para otro momento. En cuanto al recorrido, invertí las paradas iniciales porque, de repetir este viaje, lo haría como te lo relato a continuación.

Ahora sí, basta de vueltas y salgamos a la ruta.

Saliendo desde Milán en poco más de una hora llegamos a la primera parada, Sarnico. Algunas de las cosas más lindas de esta localidad son su paseo junto al lago y su pequeño centro histórico. Además, es reconocida por su arquitectura estilo Liberty.

Lovere. Lago d'Iseo
Lovere

Subimos al auto y continuamos rumbo a Lovere, uno de los pueblos más lindos de Italia. Y acá te debo ser sincera, Lovere no me deslumbró. Es muy lindo, agradable para caminar por su lungolago y recorrer el centro, pero de las localidades que visité  a lo largo de esta ruta en coche por el lago Iseo, hubieron otras que me gustaron aún más. De todos modos, te recomiendo que hagas el stop y saques tus propias conclusiones.

En Lovere paramos para almorzar en Le Terrazze, te lo recomiendo si quieres disfrutar de un almuerzo con buena vista y probar algunos de los productos típicos de la zona.

Hotel Miranda Riva di Solto
Atardecer desde el Hotel Miranda

Llegando el atardecer (era invierno así que fue cerca de las 17 horas) fuimos hacia Riva di Solto, donde se encontraba el hotel, para disfrutar de los últimos rayos del sol sobre el lago.

Si bien el restaurante del hotel estaba muy bien rankeado (está incluido en la Guía Michelin 2020), decidimos ir a cenar a otro de los restaurantes de Riva. Era temporada baja por lo que sólo estábamos nosotros y una pareja más, lo que nos permitió conversar un rato con el chef sobre los platos y productos locales y disfrutar de la cena sin prisa.

Para pasar la noche elegimos Riva di Solto porque se encontraba a mitad de camino. Además, era una zona que contaba con un vista bellísima. Pero las opciones alrededor del lago son muchas, haz click aquí para conocer las ofertas de hospedaje.

Mi lado preferido del lago

La mañana siguiente arrancó con un desayuno buffet con una vista estrepitosa. Era un día soleado que nada tenía que ver con febrero. Por lo que aprovechamos parte de la mañana para disfrutar de la terraza del hotel y leer un rato al sol.

Llegó la hora del check out y partimos rumbo a uno de los destinos del lago Iseo que sí me robó el corazón.

Pisogne es color pastel. Lo atraviesa la vía del tren dejando el lago y su rambla de un lado y el pintoresco centro histórico del otro. ¿Qué hacer? Perderse por sus callecitas, visitar algunas de sus importantes iglesias o la torre medieval.

Para nosotros, la visita en Pisogne terminó con una caminata por su lungolago y un aperitivo en el bar Morgana, en una de las mesas junto al lago. Lo que una vez más me hizo pensar que ese día poco tenía que ver con febrero.

Lago Iseo
Vista del Lago Iseo desde el camino

Volvimos al auto y tomamos la antigua carretera para continuar por la ruta que bordea el lago. ¡Ojo! porque en general Google Maps te envía por la nueva y te pierdes lo más lindo del recorrido que es la vista.

Antes de llegar a Iseo, nuestra última parada, nos detuvimos en cuanto mirador encontramos. Sobre todo cuando nos acercamos al Monte Isola, destino que aún tengo pendiente. Es otro de los pueblos más lindos de Italia, así que si te alcanza el tiempo, no dudes en visitarlo.

Lago Iseo
Iseo

Una vez en Iseo buscamos un lugar para almorzar, ya era tarde por lo que las opciones eran pocas y terminamos comiendo una pizza (que nunca viene mal!). El resto de la tarde se la dedicamos a caminar por su lungolago y su centro lleno de vida. Iseo y su Piazza Garibaldi fue una excelente manera de terminar este road trip.

Mapa de la ruta en coche por el lago Iseo

Fin del recorrido

Lago Iseo
Compárteme en Pinterest

Llegó la hora de subirnos al auto y de emprender el regreso a casa. La verdad es que los dos días no me quedaron cortos, me quedaron cortísimos. Fueron muchas las cosas que no llegamos a hacer en este rincón lombardo por lo que espero pronto volver y compartirte más información sobre el lago Iseo.

Ahora sí, me despido, espero que este recorrido te haya gustado y que te inspire a incluirlo en tu próxima visita por Italia.

Buon viaggio!


Si te gusta ¡compártelo!

Deja una respuesta