• Categoría de la entrada:Veneto
Si te gusta ¡compártelo!

A través del relato de Cami, vamos a visitar una bellísima ciudad del Veneto. Llegó hasta allí siguiendo los pasos de su abuelo que muy pequeño tuvo que dejar el continente. Vamos a descubrir qué hacer en Treviso, la ciudad natal de Mario.

Hace mucho tiempo que me daba vueltas por la cabeza incluir esta sección en el blog. Periódicamente recibo mensajes de personas que se emocionan cuando muestro algún lugar en Italia que está vinculado a la historia de su familia. Esos mensajes, generalmente, vienen acompañados de un pequeño relato sobre la expedición que significo dejar el viejo continente en busca de una vida mejor.

En mi familia también existen esas historias, pero en la medida en que mis bisabuelos y abuelos van dejando el plano terrenal, se están llevando con ellos los relatos de aquellas travesías.

Por ello pensé: ¡¿por qué no comenzar a descubrir destinos a través de la emoción de reencontrarnos con aquellos lugares que tantas veces escuchamos nombrar de la boca de nuestros familiares?!

Así que poco a poco, esos mensajes que recibo (y ojalá tantas otras historias), se irán convirtiendo en artículos de esta nueva sección llamada: Viaje a las raíces.

Ahora te dejo con Cami…

Treviso, la ciudad natal de Mario

Qué hacer en Treviso.

Cuando Caro me invitó a participar de su Blog contándoles un poco del día que conocí el pueblo natal de mi abuelo realmente me conmovió y mi respuesta fue un ‘SI, CLARO’  rotundo.

El viaje sucedió durante mi luna de miel, donde una de las paradas era Venecia. Teníamos una tarde libre y dijimos con mi marido: ¿Por qué no ir a Treviso? Estábamos tan cerca, a tan solo media hora. Nos tomamos el tren y llegamos. Es difícil de explicar en palabras, sentí mucha emoción y orgullo. Imaginaba a mi abuelo Mario caminar por las calles del centro histórico de Treviso con sus poquitos años de vida para luego embarcarse al otro lado del Atlántico.

Antes de contarles un poco más de Treviso, una breve y resumida historia de mi abuelo Mario. En 1928, cuando tenía 2 años y medio, llegó a Argentina desde Italia. Viajó en el barco con su mamá, un año después que su papá que había viajado antes para buscar trabajo. Salieron desde Génova, tocaron varios puertos en el trayecto, y finalmente llegaron a Buenos Aires. Viajaron en tercera clase en la que incluía una ración y cuarto de comida diaria. Una vez llegados estuvieron 40 días en el Hotel de Inmigrantes de Puerto Madero por la cuarentena.

Una curiosidad que me enteré hace no mucho es que el 3 de Junio en Argentina se celebra el Día del Inmigrante Italiano como homenaje al nacimiento de Manuel Belgrano, que era hijo de un inmigrante italiano, oriundo de Oneglia, en la región de Liguria, al noroeste de Italia.

Argentina es uno de los países que más emigrantes italianos ha recibido a lo largo de la historia. Se estima que más de la mitad de la población tiene ancestros italianos.

¿Qué hacer en Treviso?

Volviendo a Treviso, les comento que queda en el Véneto (en el noreste de Italia) a unos 30 km de Venecia. Es conocido por ser la tierra de la familia Benetton, los creadores de la famosa marca de indumentaria. Algo característico de esta región es que los apellidos suelen estar terminados en “on” o “an”, como Calipon, el apellido de mi abuelo Mario. Otra curiosidad es que, según dicen, en Treviso se inventó el famoso postre tiramisú.  

Lo más emblemático es la Piazza dei Signori en el centro y corazón de la ciudad, donde también está el Palazzo dei Trecento y la Torre Cívica, el edificio más alto. Desde la plaza sale Via Calmaggiore, la calle principal comercial con todas las tiendas y negocios. También están para conocer el Duomo, el edificio de los Museos Cívicos y la Fontana delle Tette.

Otros sitios que puedes visitar…

El agua tiene un rol protagónico. Está atravesada por el río Sile y por varios canales, uno de ellos es el Buranelli.

Para conocer un poco sobre la vida local de la ciudad visita (la mañana de martes o sábado) la Isola de la Pescheria la cual alberga el mercado del pescado.

Si en cambio prefieres conocer un poco de la historia, acércate hasta alguna de las puerta de al antigua muralla (San Tomaso, Santi Quaranta o Altinia) o pasea por ella. Otra alternativa es visitar una de las iglesias como San Nicolò, San Francesco o San Vito.

Conclusión

Todavía me acuerdo que cuando volví del viaje a Argentina Mario, mi abuelo, todavía vivía. Pude contarle que conocí su pueblo natal. Recuerdo que se puso muy contento y me preguntaba cosas sobre aquella ciudad que tuvo que dejar atrás.

Siempre recomiendo que si tienen la oportunidad vayan a conocer el pueblo o ciudad natal de sus ancestros italianos a modo de homenaje. 

Cuéntanos, ¿de dónde viene tu familia italiana?


Cami González del Solar es una periodista y mamá argentina. Vivió 5 años en Nueva York (Estados Unidos) y ahora vive en Basilea (Suiza). Escribe en su blog The Travel Voice donde comparte guías, experiencias viajeras y la vida como expatriada. Además la encuentras en Instagram como @thetravelvoice.



Si te gusta ¡compártelo!

Deja una respuesta